Seleccionar página



¿Te encanta cocinar cebollas pero temes el fatídico momento de pelar? Para decir adiós a los ojos llorosos, aquí hay 8 técnicas para cortar una cebolla con confianza.

Cada vez que cocina es el mismo eslogan: corta cebollas y llora todas las lágrimas en su cuerpo (o casi). Alimentos esenciales para dar sabor a la cocina, sin embargo, le costará mucho trabajo cocinar a fuego lento pequeños platos buenos.

Pero, por cierto, ¿por qué lloramos cuando cortamos una cebolla? No, no eres demasiado sensible. Cuando cortas este alimento, libera un gas volátil que irrita los ojos. De ahí el llanto …
Entonces, para evitar prohibir permanentemente la cebolla de su cocina, aquí hay 8 consejos para cortarla sin llorar.

1 – Lo más impresionante

El primer consejo para decir adiós al llanto y a los ojos irritados es ventilar la habitación en la que cortas la cebolla. También puede colocarse debajo de una campana encendida. De este modo, inhalará el aroma y dispersará el gas cebolla.

2 – El más acrobático

¿Listo para hacer algo para dejar de llorar? Coloque una cerilla entre los dientes y corte las cebollas.
Tenga cuidado de dejar la punta roja fuera de su boca. Compuesto de azufre, atrae gases volátiles y forma una barrera protectora para los ojos.

3- El más efectivo

Es bien sabido, el limón es el arma secreta en la cocina. Exprímalo para extraer el jugo y remoja la hoja de tu cuchillo antes de cortar. La acidez naturalmente presente en el limón tiene la propiedad de cancelar la de la cebolla.

4 – Lo más inusual

No, esto no es un chiste malo, ¡sino una técnica real! Póngase gafas de natación o una máscara de buceo lo protegerá de inconvenientes menores. Para que esto funcione, asegúrese de que su accesorio sea resistente al agua. ¡Después de todo, el ridículo nunca ha matado a nadie!

5- Los más utilizados

Para evitar que el gas en la cebolla se disperse y queme los ojos, muchas personas usan la técnica del grifo. Pelar su verdura bajo un chorro de agua o humedecer la hoja de su cuchillo reducirá los efectos no deseados al cortar. También puede dejarlo en remojo durante diez minutos en agua fría antes de rebanarlo.

6 – El truco de la abuela

Pon migas de pan en el extremo de la hoja de tu cuchillo. Este último absorberá los ácidos que flotan en el aire y limitará el llanto. Simple pero efectivo, ¿verdad?

7 – El más helado

Coloca la cebolla en el congelador 15 minutos antes de rebanarla. El frío evita la propagación de la enzima responsable de sus lágrimas. Esta técnica también funciona con el refrigerador, siempre que se extienda el tiempo de enfriamiento.

8 – Lo más romántico

Deje una vela encendida en el mostrador donde corta la cebolla. El gas de este último será atraído y destruido por la llama. ¡Éxito garantizado, especialmente para una cena romántica!