[ad_1]

La diferencia entre un chocolate de repostería y un chocolate de cobertura es que este último tiene más manteca de cacao.
De hecho, para que se defina como "recubrimiento", debe estar compuesto por al menos un 31% de manteca de cacao.
Este aporte de grasa noble hace que sea más fácil de fundir, lo que es un plus en las preparaciones.
También es menos dulce, lo que es muy apreciado por los pasteleros profesionales.
Generalmente se usa para conchas de chocolate, glaseado, confitería, recubrimientos, etc.

[ad_2]